25 marzo 2014

mi único automimo es un té de manzana a las 12 pm.

esta semana no miré ningún documental ni menstrué,
tampoco me deshice de ropa vieja ni terminé
de arreglar unos pantalones heredados de mamá,
pero sobre todo, no pensé en trabajar este poema.
la gente anda toda engripada y yo soy felíz,
tengo salud; hay cosas por las cuales me debería
sentir bien, agradecer.
mis amigas vinieron hoy a desayunar.
a veces me pongo incomoda invitando gente
porque siento que esta no es mi casa.
me siento una subordinada, por eso
no tengo estima por todo
lo que me rodea
no me interesa lavar los pisos
ni acumular cosas
ni arreglar nada
quiero tener lo menos posible:
libros y ropa reciclada
me gustaría sentir una liviandad tal
como si todo lo que tuviera
entrara en una valija y
sobrara espacio.
llevaría adentro: un cortaplumas,
los papeles salvajes de marosa
y un piloto verde de mi abuela.
también me gustaría no depender
de la plata del gobierno o la de mi papá;
que todo sea gratis o tengas que jugar partidas
de poker o ajedrez para ganarte lo que quieras,
también podría ser algún ejercicio físico
aunque en eso no sería tan buena.
por último y no menos importante,
me gustaría que las bicis vengan con
algo que sostenga el paragüas para ir pedaleando
a todos lados sin importar el clima que haya.

1 comentario:

pogo