30 noviembre 2013

tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / y no pasa nada

estas: muerto en mi chat / en mi corazón / en mi vida / en una página / en un rectángulo digital
pero: verde / conectado / en la música / en los colores que uso / en los verbos que elijo / en lo que quiero escribir / en la resaca / en lo que me acuerdo de la noche anterior / en varios de mis poemas / en los desencuentros / en los encuentros que fueron desencuentros / en todos los países que me nombraste / en las canciones que no me pasaste / en el viaje en el colectivo que me hace dejarte / en las cosas sin sentido / en el amor a la confusión / o en el sexo con amor / en el quiero que te quedes / en el humo de distinto sabor / en todo lo que sea verde / en acabar / en acabar / en acabar / en acabar / en relacionarlo todo con tu signo / en la cara de los otros / en los gestos de los otros / en las cuerdas de las guitarras / en todas las películas que no vimos / en dormirnos un domingo / en pensar que es la última vez / en despedirte porque es la última vez

entonces

tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / tipeo tu nombre / retroceder una página /  retroceder una página / retroceder una página / retroceder una página / retroceder una página  

28 noviembre 2013

10 points

cuando voy en la bici imagino
que estoy jugando un jueguito
en el que tengo que acelerar
cuando empieza la manzana
y frenar de la forma más
exacta posible cuando llego
a la esquina

todo tiene su puntaje
la frenada perfecta +10 puntos
mala frenada + mala palabra -10 puntos

el enemigo es el auto
molesto en doble fila
para matarlo tengo
que apuntar el misil
con la rueda delantera
y disparar con la punta
de la nariz un rayo
pixelado verde flúo
en el medio de la patente
si acierto: +10 puntos

al final del día
cuento mi puntaje
como si fueran
tickets de sacoa
que hay que canjear
lo antes posible
no entiendo a las personas que piensan
que todo lo que uno escribe es en serio

(yo lo llamo pensamiento ortodoxo)

imaginate si todo lo que está escrito fuese real

26 noviembre 2013

el autoregalo me quedo grabado
como un capítulo de twin peaks
ahora lo llevo como los colores
de mi mochila trotando el asfalto

me autopremio:
chocolates con dulce de leche
y canciones de amor en repeat

24 noviembre 2013

cosas que pensé...

después de mirar un video casero en youtube para sacarse los tatuajes:

¿donde está la dueña del trueque?
aca proponen hablar de oralidad:
"tengo mal carácter por sobre todas las cosas"
encuentro a mis amores: es la fantasía
en todo paisaje cuando levanto la vista
del papel, plano fugaz, desenfocado

capaz que sí
capaz que estoy pasiva
este es mi momento romántico
hablan de la oralidad
me piden una moneda
sigo pensando en filmar
los árboles, algo que nos
rescate de este cemento
algo, alguien

aca es donde ocurre todo o nada
pero una gran parte de sus vidas
se fluctúa entre los pasillos
de esta gente que no se entiende
y voces impersonales dicen:
somos todos comunistas

yo hago tiempo
mi cerebro queda quemado
después de la oscuridad
de la pantalla grande
viendo las operas primas
de todas las personas
a las que me gustaría
apadrinar
les daría un besito
les diría gracias

por favor
no me restrinjas

21 noviembre 2013

pensé en vos
escribí un poema
gigante tenía
como veinte carillas

lo leí y pensé
qué pelotuda
lo rompí
le tiré plasticola
hice una cartapesta
con las palabras
para una piñata
inmensa que pienso
romper a patadas

por si no te lo había dicho

dentro de una borrasca neutra no infernal no paradisiaca:

habían muchos cangrejos amarillos
en el agua y eran amigos de gatos
persas además se me apareció
la carta de los amantes todo
un desorden total como son
mis sueños en realidad o en
fantasía si lo hago dormida
o despierta o fumada o
borracha es verdad
siempre es diferente
pero lo bueno es
hacerlo no
esperar
esperar
es

morir
cortarle la cabeza al instante

14 noviembre 2013

con una gota de lavandina matar mis gérmenes internos

qué linda noche para comer manzanas sobre tu cuerpo,
que se manchen mis apuntes con el té y
salga corriendo hasta mi habitación,
y los gatos; los pastores,
enamorados como gatos,
y los gatos, serios como hombres,
con sus bigotes y sus ojos

en todos mis empapelados
estampados tus poemas 

tu cuerpo en el centro
tu cuerpo es el centro

vacía la caja del té
las ya mordidas
las sin corazón

y quiero rezar para que
tu cuerpo sea el centro

aunque ellas esten
ya mordidas
ya sin corazón 

ahora
si seguís ahí
no sigas

yo quiero ese leve desencuentro,
en ese casi
que es
por ahora
mucho más hermoso

11 noviembre 2013

daytona teenage club

08/08/13 23:30
Tengo una herida muy grande en el pulmón. Me gustaría poder contártelo, pero sé que no te importa. Me gustaría poder contarte que me voy a morir y escucharte decir: todos nos vamos a morir Sofía. Palabras acompañadas con tu cara de tupper derretido por el microhondas ¿Sabés qué? A veces mi cabeza va a mil por hora como si estuviera jugando al Daytona con cinco amigos y lo único que puedo pensar es en chocarlos a todos y hacerlos perder. Pero mi mente no es un autito chocador, mi mente no es eso. Mi mente bulle como el músculo que es entre los vacíos de una historia muy copada que no termino de entender ¿es una historia? ¿Qué convierte a algo en una historia?
Historia no soy yo.
Yo no soy eso. Historia es pasado. Y pasado para mi no existe. Pasado ya paso. Pero historia también es presente. Mientras esté escribiendo es presente. Voy a seguir escribiendote por siempre, para poder contarte todo lo que no me animo, todo lo que no querés escuchar, todo lo que no te importa. Para eso escribo. Y si me encuentran ahí en los fichines, y si me ven, voy a responder que juego al Daytona para poder escribir. No les voy a decir, obviamente, que choqué a todos mis amigos para poder narrartelo a vos. Nadie se va a enterar. Que yo juegue al Daytona es, por ahora, nuestro secreto. Aunque no me importa que a vos no te importe, es nuestro secreto. Entonces, mientras existan secretos para ser develados habrá historia. Pero siempre habrá, por suerte, más secretos.

fragmento de mi diario y el caos


algunosdíasdejuliodedosmiltrece

La mitad del cuerpo me llora y la otra mitad no entiende por qué. Parece que no va a parar, por lo menos hoy. No va a parar el no-me-entiendo. Toqué cualquier cosa y ahora estoy escribiendo en el centro de la hoja. El orden está en otro lado y  es una excusa eso de la fragmentación. Siempre hay una parte de mi que se entiende con ella, se desentiende de su lado, y la contraria juega. Respondo a un realismo figural, pero es lúdico, insondable. No tenés que entenderlo como algo malo a eso del juego, es algo didáctico, es como que aprendo divirtiéndome, todo a la vez. Aparte lo dijo A.: la risa es buena para el entendimiento (mentira, me parece que no dijo nada). Pero tampoco sé si es que existe eso a lo que llaman “malo”. Y todo esto lo tenés que tomar con total seriedad. No estoy hablando de mi carácter fragmentario, estoy hablando de que juego con el juego. ¿Entendes? Soy anular, pero no hay hilo de Ariadna para mi. Tengo que descubrir como llegar a mi centro. La parte que une las partes. El nudo rítmico del que hablaba Mallarmé. En la búsqueda, a veces aprieto todos los botones: primero el rojo, porque es el que más me llama la atención, después el amarillo, azul, verde, y pará de contar; nunca nos salimos de los colores primarios. Para mi que la respuesta está en otro lado, pero… ¿Cómo se hace para jugar sin salirse de los colores primarios? Si alguien lo invento, todavía no puedo llegar al centro. Que alguien le avise a ese alguien, por favor, que todavía no puedo llegar al centro. Es como que estoy hablando de pasar niveles, pero creo que no estoy hablando de eso. No estoy hablando de que soy un video-juego, estoy hablando de que estoy automatizada. Ahora, quiero cambiar de tema y no sé como.

Quiero salir de esto, pero no puedo, porque estoy como automatizada. Tengo la sensación de estar explicando los por qués. Quiero hablar de todo lo que me salga. Aunque tengo el recuerdo latente de tu critica a mi automatismo. Pero claro, ¿de qué otra cosa voy a hablar? Me acuerdo de que una vez nos tomamos mil cervezas mientras me contabas que para escribir, era importante usar una grabadora, meterle mil sonidos adentro que decodificaran el pensamiento. Me hablabas de lo instantáneo, me hablaste de una inspiración divina que yo desconfié. "No puede ser", pensé, "mirá que alguien va a escribir así y nada más". Perdón, yo no creo en Platón. Todo eso capaz que pasó porque, después de las cervezas, abriste el vino de las visitas e intentaste besarme. Yo estaba enojada y te corrí la cara. No sé por qué estaba enojada, pero seguro que tenía razón.  A veces mi pensamiento es tan poético que lo tengo que callar. Quiero contar las cosas como son, como fueron. Pero mejor dejarlo ahí. Ahora quiero parar de recordar. No tiene sentido. Voy a parar por ahora. Voy a pararme. Voy a decirme que ya puedo parar de buscar, por hoy. Mañana vuelvo, o no vuelvo.


***

Bueno, volví ¿Tendría que comenzar por caracterizarme? No es necesario, no. A mi ya no me interesan las presentaciones. Las formas de enunciación. Los rulos de tu artificio. Nada de eso es real en tu materia. Ni en lo que somos esencialmente. Ni en el prisma de nuestras carencias. Pareciera que hablamos, sí, pero no decimos nada. No podemos presentarnos realmente. No podemos hablar de nosotros. Ni de la luz. Ni de todo lo que no experimentamos. ¿Escuchas? Ahora suenan otra vez nuestras palabras trilladas cuando observamos procesos de los que no queremos ser parte. Da igual la mesura. La musicalidad de las palabras. Solo quiero someterte a mi humo y a mi cariño asexuado. Me da igual que te vayas. Yo solo quiero la reminiscencia, lo que no puedo sostener con las manos. Eso de lo que no me siento capaz de hablar. No me hagas enojar con tus verdades. Yo quiero encontrar mi verdad en todo lo que no puedo sostener con las manos. No quiero tu interpretación servida, no me sirve, apenas puedo fagocitar lo externo. No necesito un guía. Necesito descansar en todo lo que no puedo sostener con las manos.

03 noviembre 2013

que no nos dé pudor haber querido

A Matías.


 no me acuerdo si existió un acuerdo para que nos conocieramos,

pero si es que hay momentos para todo
solo puedo usar mi mente ahora para
rehilvanar tus palabras en mi, tus palabras
como azúcar y limón y una brisa fresca
estaba húmeda de tanto mar en mi piel
y todo eso te sustraía en mi lugar
cotidiano.

porque no puedo recordar lo triste
aparte, a vos tampoco te gustaría.
sabes? te escribí otro poema
pero lo tuve que borrar,
porque no era del todo sincero
y porque no hablaba de nosotros.

una vez me dijiste:
"me gusta esto que
estamos
construyendo
es suuuave
delicado
y lo quiero cuidar
sabes?
cuidame mucho
porque yo te cuido"

pero cómo me cuesta decodificarte
con las pocas letras que tiene el abecedario
¿cómo se decodifica a una persona?
preferiría poder hablar de vos con un
dibujo

con tantos trazos como sea posible,
quiero dibujar esta explicación:

una vez se creó un humano
como vos
que nace con una llama intermitente
por dentro,
es casi como un fuego pero
más espeso
y corroe como el magma indivisible,
pero invisiblemente.

vos naciste así,
con una propulsión
que es caótica
solo para este mundo
hecho de materia
¿pero cómo encauzar
esa fuerza latente
que se manifiesta
creciente?
algunos llaman al arte,
y otros hacen del arte
un llamado

y el llamado era tu flexión.

te vi, o
me pareció verte en sueños.
andabas con un gin en la mano
tan azul con tantas hierbas por dentro,
y tu cuerpo suspiraba y se resistía,
y tu voz hablaba un idioma que
no conozco sobre mi perfume
que era para vos, y yo asentí
con una caricia y después
te critiqué el chakra sexual
y te reíste, porque en el fondo sabías
que querías hacerle el amor a todas.

todo esto sabes que fue real
y sabes que fue un sueño.
te inmortalicé
en un tema con ritmo,
en una fiesta,
en los mil cigarrillos
que nos fumamos,
en unas fotos,
en los árboles,
en un poema que tiene palabras
pero no música.

otra noche me dijiste:
"si lo hacemos,
no me dejes solo".
perdón, no pude.
ahora entiendo,
era esa misma propulsión.
a veces lograbas dejarla salir;
pero cuando estaba adentro,
te dejaba llagas, de colores
amarillo, naranja, rojo.
el color de tu dolor.
el color de tu flexión
el llamado a tu conjugación.

y ahora cómo hago para
pasar todos los días
por peña y la rioja
no viendo todo tan
inexplicablemente azul

ya solo veo remolimos.
tu encauce infinito
se volvió vórtice,
al que quiero abrazar
sin brazos,
al que quiero besar
sin labios,
porque permanece en
vida tu conjugación
que brinda y recolecta
atrae y expulsa.
no es un recuerdo,
es memoria sensorial
infinita en un tiempo
sin tiempo.



pogo