10 abril 2013

Reminiscencias: Fato

reminiscencia.

(Del lat. reminiscentĭa).
1. f. Acción de representarse u ofrecerse a la memoria el recuerdo de algo que pasó.
2. f. Recuerdo vago e impreciso.
3. f. En literatura y música, aquello que es idéntico o muy semejante a lo compuesto anteriormente por otro autor.
4. f. Fil. Facultad del alma con que se trae a la memoria aquellas imágenes de que está trascordado o que no se tienen presentes.
5. f. Psicol. Mejora del aprendizaje que se produce como resultado de un período de descanso.


Hace casi cuatro años que la existencia de Fato era un misterio, pero apróximadamente a mediados del año pasado tuvimos noticias de su existencia. Un personaje sin igual que me indujo a usar una minicarpeta con separadores de colores en orden alfabético para anotar quien sabe que sucesos intrascendentes impuestos por distintos filósofos aún menos trascendentes. La simpática carpeta fue utilizada dos veces. Dicho sujeto aireaba un dogmatismo insostenible durante sus estadías por el aula, pero hablaba de pelos verdes y piercings con una pseudo anomalía que nos doblegaba a que la risa brotese en ciertos parámetros correspondientes. Uno aprendía a reírse sin hablar, ese acto se traducía en pequeñas lágrimas que escapaban de nuestros ojos.
Un día desapareció, nadie nos dio explicaciones concretas, como si la misma locura se la hubiese tragado de lleno o la real locura directiva actuase con la misma estructura despótica. Los profesores de filosofía siempre son un misterio sin consagración. Lugar de sobra para crear todo tipo de conjeturas extremistas, escuchamos que se había suicidado o lo había intentando, que la había pisado un auto, que simplemente se canso y se fue. Pero la primera era la mejor para la mente adolescente, nos lamentamos en silencio y en sus horas libres escuchamos Bring me the Horizon. Luego el aula se lleno de materia con Mirna, pero esa es una historia muy aparte.
El año pasado la vi a doña Fato con su impronta tan particular, luchando contra el viento por una avenida la cual solía transitar a menudo, corte Colón y campera rompe viento, era la misma. Su andar poco sereno, balanceaba su cuerpo de izquierda a derecha con el ímpetu digno de su emblema.
Le encanta hablar con extraños, le encanta que la pares en la calle y le hables. Hoy la vi por Independencia intercambiando con una cartonera de la zona, me acerqué disimuladamente pero solo escuché unas palabras ininteligibles, estaba segura que hablaban de la inestabilidad del clima. Señalaba al piso y con su índice cortando el aire acababa en el cielo. Lentes sumamente empañados.

pogo