28 febrero 2013

registros del verano

cualquiera de estos términos
no me dibuja
en esencia
sin embargo
no me interesa observar
tus cicatrices
ni suplicarle a tus santos
ni alabar tus acechos

¿Pero que es lo que cubren tus manos? Mañosas de cause imparejo, manos de madre irresponsable donde me escabuyo hizando los filamentos como conductos eléctricos. Me visto de tormenta y esta entrada iba a ser violenta,  con todas las maneras de lluvia que existen a mi se me da por usar ese pentagrama donde relampaguea sin rastros de agua. Pido en desarmonía justo cuando atraigo un lenguaje fluvial de todo lo que (no) hay que hacer. Mientras tanto toda persona que cruzo toca mi piedra y arranca un centímetro de mi amor, la reaccion tardía que nunca se desadormece


No quiero perfilar mi puerta, pero ahi

voy de nuevo.

todos los días son tu día

pase de conocer las lineas de la invisibilidad
a conocer la geografía de su cuerpo

sumergida en el trajecto que me desconcientiza
desde los lagrimales hacia adentro
mi cabeza hizo un auto reset
con acento centroamericano
pero lo único que te pido
es que pases:
para que veas de que forma funciono

15 febrero 2013

la noche buena

atardeceres que caen dolorosos
como aguijones encapsulados en gotas
solo son intentos solapados.
junto a mi una gitana,
pudorosa, de espaldas
proliferando su presencia
mueve sus pies,
mueve sus piernas,

en el mismo instante
en el que creo
sumergirme en su reflejo
 me pregunta si no
me deprime todo esto:
la lluvia, la ausencia de luz,
la noche buena.

pero sin responder pestañeo
 mi segunda realidad:
en donde la lluvia espesa
somete a la selva
y entre lagunas
y serpientes
voy danzando.

pogo