30 diciembre 2012

cotidiana 4

la extraña sensación de estar parada en la puerta de una casa
que no es mía, esperando que me abran
por encima del abismo parece que todo nos cortara la piel
suena una melodía suave de fondo
quizá sea Cerati, quizá junto a Melero

me dispongo a entrar y salir
de la antesala, prender fuego el arbolito,
desintegrarme en actos pausados
para ser y no ser quien soy
en un costado o en la esquina

digo vórtice madre corrige vértice
no, es vórtice: m a g n é t i c o
hago un dibujo con los dedos

como anoche mientras en los finitos espacios
trazábamos un mapa del pacifico al atlántico
del atlántico al pacífico
chicos del espacio estan jugando en mi jardín
me prendí del humito de agentes externos 
pero no me perdí en el viaje 
entré desde el final, pasé por el nudo
y  regresé al principio

++++me corteja la misma sensación de lo cíclico++++

no amanecí, descansé en espacios inhabitados
el resto lo aprendí de la bestia

Florencia me advierte: vos no sos así
pero funciona

11 diciembre 2012

losamolosamolosamolosamolos amo

a todos
gracias

al bosque lo cubre el mar

aun en el mas elevado amor

todo es explícitamente mejor en estado alterado
expansivo corre la sangre por mi venas
no hay aberturas, no hay comisuras
perpleja o pareja para pintarlo todo
con matices innominados

corre el aire, por suerte, corren los trombos
desligándose
esto es asqueroso
y real,
y hermoso

quiero cortarme el pelo y la memoria
ya comprenden mis impulsos
todo guardo en mi estructura celular
pero sh
esto es un
se
cre
to

porque
aún en el mas elevado amor,
estamos solos

miro los títulos y pienso:
esto es perfecto para vos
pero nada lo cubre, claro
ni tu frondosa perfección
ni tus escamas







vamos a Vancouver

06 diciembre 2012

axioma floreciente

Se abrió nuevamente el puente que conecta el trópico de Capricornio con el de Cáncer, mientras una estrella dilucidaba sutilmente como enhebrarse en nuestra historia. Un propósito conciente albergando la calma. Mi punto deambulaba de ensueño en ensueño sin poder recrearse armónicamente, hasta la aparición danzante de un mensaje: soñarás con orugas hasta poder convertirte en mariposa. Un espécimen multiforme puso pausa a su estrategia para guiarme en la tormenta. Claro, incluso los músculos de los árboles palpitaron la fuerza. En ese éxodo cristalizado en vórtice me sumí inexorablemente sin pensar, sin titubear durante fases análogas al tiempo mentor. Pinceladas diestras se combinaron con el pulso estrepitoso de un corazón gemelo a las llamas, la siempre dulzura presente del cándido. Sujeta a la predilección cavilé en un auge que me condujo hasta el día de hoy: la certidumbre del amor mismo como reconocimiento.

pogo