17 noviembre 2012

el reloj dejo de zumbar, el resto arrastra la fuga

Desde cuando la tengo,
esa iridiscente fantasía de despegar
estando de pie

cuando me hablan, pido,
suplico el silencio, me fundo en
mi propio designio. Desde cuando

el lenguaje se vuelve poema,

si creía
nacer en la almendra de tu verbo.
Te veo extinguirte a toda velocidad,

siendo mi perfeccionado diapasón,
toda tu luz acentúa
la calma. Desde cuando

mi certeza es convicción,
que duerme en entrañezas olvidadas,
naranjas desgajadas, piel

no habitada. Mientras tanto
metamorfosea dentro de mi,
a veces sirena, a veces

pájaro lila, muy suave,
susurro el canto del amor
Al jilguero le pido que sea

el padre de mis hijos.

[lease de abajo hacia arriba]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

pogo