07 septiembre 2010


Aunque tenga un Dios de mi parte,
me tiemblan las piernas de tanto esperarte.
Cuando estiro mis manos y llego tocarte,
me pongo contenta al poder alcanzarte

pogo